La tarea no era sencilla: establecer un espacio de reflexión sobre las razones del ser en un mundo desgarrado por la guerra y un país que apenas recobraba la paz social. (Patio superior del Centro Cultural Universitario.)