Un estudiante de los años sesenta encontraría en la Universidad un panorama mucho más amplio para su desarrollo y expresión (Estudiantes trabajando y consultando el acervo general en las instalaciones de la Biblioteca de la UIA en 1966.)