Como consecuencia del terremoto, la biblioteca se replegó en su nuevo edificio para dar albergue a las oficinas de las diferentes direcciones de la Universidad. (Vista general de la Ceremonia de apertura de cursos en 1980.)