Los horrores de la guerra habían quedado atrás; el futuro se vislumbraba promisorio tanto para la institución como para la juventud mexicana. (Alumnos de la escuela de Psicología en el escenario, después de la representación de una obra teatral en 1954. Del lado izquierdo, el Dr. Ignacio Pérez Becerra, S. J., Rector de la UIA de 1953 a 1956.)