Ser joven en la década de los cuarentas significa acceder a un universo mucho más rico en experiencias que el vivido por generaciones anteriores. (Obra de teatro representada por alumnos del Centro Cultural Universitario, ca. 1945.)