Una vieja casona de la avenida Hidalgo, en el centro de la capital, trece alumnos y ocho profesores: esos fueron los cimientos de lo que hoy es la Universidad Iberoamericana. (Patio y escalera del Centro Cultural Universitario.)