Estudiantes en fila para entrar a las oficinas dentro de la Biblioteca de la UIA despu├ęs del derrumbe que sirvieron como oficina de cobranzas en 1985.