Muchos jóvenes de la Ibero habían alcanzado una clara toma de conciencia: ante todo, se sabían miembros de una clase altamente capacitada e ilustrada, con privilegios y responsabilidades específicas. (Vista de alumnos en los jardines de la UIA en 1969.)