En una época en la que ingresar a una carrera universitaria prácticamente garantizaba el acceso a un trabajo bien remunerado y un rápido ascenso en la escala social, los estudiantes de la Universidad Iberoamericana hacían valer sus esfuerzos. (Alumnos preparando proyectos en la escuela de Arquitectura, ubicada en la Ex Hacienda de San Angel Inn de 1955 a 1962. En esa sede también se impartían las carreras de Historia del Arte, Diseño Industrial y Artes Plásticas.)