En esta década nacen tres de las carreras que han sido puntales en la proyección de la Universidad Iberoamericana como institución de excelencia académica: Arquitectura, Derecho e Historia. (Plática informal entre el Dr. Nabor Carrillo Flores y el Arq. Francisco Serrano de la Rosa, durante la inauguración de la carrera de Arquitectura en 1955. El Dr. Carrillo, Rector de la UNAM de 1953 a 1961, autorizó la Carrera de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana.)