La Universidad saldría de esta terrible prueba con la intuición de que había una misión por delante que cumplir y un nuevo reto que afrontar. (Alumnos en el exterior de las instalaciones de la UIA horas después del sismo del 14 de marzo de 1979.)